Conoce más sobre el Panamá de ayer

La vida del general Esteban Huertas
, / 10334 15

La vida del general Esteban Huertas

SHARE

El hoy mítico general Esteban Huertas era visto por los panameños de inicios del siglo XX como una especie de Simón Bolívar, y en cierta forma lo llegó a ser.

Este personaje nació con el nombre de Juan Esteban Huertas López el 30 de mayo de 1869, en el pueblo de Úmbita, localizado en el departamento de Boyacá, Colombia. Como muchas familias de aquella época, sus padres eran campesinos pobres. Ellos internaron al pequeño Esteban a un convento para que se dedicara a la disciplina sacerdotal, pero a los 8 años se fugó para no volver nunca más a su familia.

Por cosas de la vida, terminó enrolándose como voluntario a las líneas del batallón “10 de Soacha”, el cual fue muy conocido en ese entonces por reclutar niños. Los siguientes años vieron como la carrera militar de Esteban crecía, lo que se debió gracias a su disciplina, dedicación y aptitud en el uso de armas. Asimismo, participó en varios conflictos menores dentro del territorio colombiano entre 1888 y 1890, aumentándole más su experiencia en el campo de guerra.

En octubre de 1890, arriba a suelo panameño por primera vez. Durante la primera etapa de su estancia en el istmo, entabló amistad con prácticamente todas las grandes familias de la entonces reducida Ciudad de Panamá. De igual forma, también se codeó con la gente de la plebe quienes de cariño le decían “huertitas”. Los últimos años del siglo XIX forjaron en Huertas un inconmensurable amor por Panamá, el cual mantendría hasta el final de sus días.

En 1900, pierde la mano derecha en un combate de la Guerra de los Mil Días, contienda que tenía un año de haber empezado. Resulta que el cañón que utilizó para efectuar varios disparos se sobrecalentó, logrando que en la siguiente ronda de disparos el proyectil saliera por detrás impactándole en la mano derecha. La misma le fue reemplazada por una prótesis hecha de madera.

El momento cumbre en su vida acaeció el 3 de noviembre de 1903, al ser parte del movimiento que llevó a Panamá a separarse de Colombia. A sabiendas del peligro que conllevaba unirse a cualquier tipo de rebelión separatista, Huertas no mostró interés inicial, aunque terminó siendo convencido por Manuel Amador Guerrero y el general Domingo Díaz. Su hazaña fue mandar a arrestar al general colombiano Juan B. Tobar y a sus acompañantes. El objetivo de detener a los generales en Panamá era para que los soldados del batallón colombiano Tiradores, al mando de Tobar y encargados de sofocar algún intento de alzamiento, no pudieran recibir órdenes de sus superiores.

En los primeros meses de 1904, Estados Unidos le planteó al gobierno de Amador la idea de eliminar el ejército, para prevenir futuros desaciertos que acabaran con golpes de estado de parte de los militares en turno. En noviembre de ese año, Huertas le escribe una carta al presidente Amador demandándole la dimisión de dos de sus ministros conservadores (según el general, no realizaban sus trabajos como debían). Amador, con el apoyo incondicional de los Estados Unidos, le pidió la renuncia a Huertas, quien cedió. Decidió abandonar sus ambiciones políticas y se retiró a una finca cerca de Aguadulce, Coclé.

Años después, Huertas prestó sus servicios en la Guerra de Coto (ocurrida en 1921). Simpatizó con los de Acción Comunal, movimiento encargado de ejecutar el golpe de estado de 1931. Una de las últimas cosas que se sabe que hizo fue marchar en los desfiles patrios de 1932 junto al grupo de veteranos denominados “Soldados de la Independencia”.

Falleció con 74 años de edad en la ciudad de Panamá el 31 de julio de 1943. Se le dieron los máximos honores en su funeral.

Retratos del general Huertas

general-esteban-huertas-1

general-esteban-huertas-2

general-esteban-huertas-3

El general Huertas en la Plaza Chiriquí, hoy Plaza de Francia

esteban huertas

esteban huertas