Conoce más sobre el Panamá de ayer

Pablo Escobar llegó a ser panameño
, / 42266 6

Pablo Escobar llegó a ser panameño

SHARE

Una de las cosas que casi ningún panameño sabe es que el famoso capo colombiano Pablo Escobar (líder del desaparecido Cartel de Medellín) llegó a vivir en nuestro país.

El 30 de abril de 1984, el abogado y ministro de justicia colombiano Rodrigo Lara Bonilla es asesinado en Bogotá por sicarios de Escobar. Resulta que Bonilla lo denunció públicamente por tener lazos con el narcotráfico en 1983, logrando que perdiera su escaño en el Congreso y se iniciaran las primeras investigaciones en su contra. Esto le costó la vida al malogrado ministro.

Al día siguiente, 1 de mayo, Escobar hace los preparativos para abandonar Colombia junto a su esposa (María Victoria Henao, quien estaba embarazada) e hijo (Juan Pablo Escobar) con rumbo a Panamá, quedando bajo el amparo del general Manuel Antonio Noriega.

No sólo Pablo buscó asilo en nuestro país; también lo hizo Gonzalo Rodríguez Gacha (apodado “el mexicano”), Carlos Lehder y Jorge Luis Ochoa, integrantes principales del Cartel de Medellín.

Durante todo el tiempo que estuvo en suelo istmeño, Escobar estuvo alojado en una casa amoblada por el área de San Francisco, Ciudad de Panamá. Incluso hasta llegó a obtener cédula panameña. Su mujer, María Victoria, dio a luz a Manuela en la Clínica Hospital San Fernando el 25 de mayo.

La familia Escobar y la recién nacida Manuela

Los cabecillas del cartel se mantuvieron en suelo istmeño poco más de 2 semanas. Producto de las elecciones presidenciales del 6 de mayo (en donde ganó fraudulentamente Nicolás Ardito Barletta), el ex presidente colombiano Alfonso López Michelsen fungió como observador de los comicios. Pablo Escobar y Jorge Ochoa aprovechan la visita de López Michelsen para reunirse con él y que sirviera de mediador con el gobierno colombiano de Belisario Betancur, para una posible entrega a la justicia de aquel país.

No obstante, la noticia de dicho encuentro secreto se propaló a los medios en Colombia, lo que echó por tierra las negociaciones, y el gobierno de Betancur se desligó del asunto dejando mal parado ante la opinión pública a López Michelsen.

Escobar declaró que desconfiaba de Noriega y temía que lo entregara a los Estados Unidos, aliados en ese entonces del general quien era colaborador de la CIA. Años después, el hijo de Escobar, Sebastián Marroquín (se cambió su nombre poco después de la muerte de su padre), declaró que su padre partió hacia Nicaragua muy enojado porque Noriega le robó un avión y 3 millones de dólares.

Como dato final, al capo colombiano se le otorgó la cédula 4-102-701 bajo el nombre de Pedro Pablo Cabrera Caballero. Se le hizo ver como si fuera un ganadero nacido en la provincia de Chiriquí.

pablo escobar cedula panameña